Transcripción:

¡Hola a todos! Soy Georgiana, tu profesora de inglés y fundadora de SpeakEnglishPodcast.com. Mi misión es ayudarte a hablar inglés con fluidez.

En el episodio de hoy, hablaré de un tema que preocupa mucho a los estudiantes de idiomas. Se trata de la tan temida meseta.

¿Qué es una meseta? Una meseta se produce cuando se detiene tu progreso a pesar de seguir haciendo “todo lo correcto”.

Una expresión interesante para esta situación es: tocar una meseta.

Por ejemplo:

“Parece que he llegado a una meseta porque no veo ningún progreso con mi inglés, ¡y eso que sigo estudiando mucho!”

Más literalmente, una meseta es una gran zona plana de terreno. Esta definición tiene todo el sentido del mundo, porque si caminas por una meseta, no subes ni bajas. Te mantienes a la misma altura.

Las mesetas son muy comunes no solo en el aprendizaje de un nuevo idioma, sino en otros ámbitos; por ejemplo, una muy común es la pérdida de peso.

Imagina que te pones a dieta y pierdes algo de peso. Pero entonces, al cabo de dos meses, dejas de perder peso. Sigues con la dieta, pero ya no pierdes peso.

El principal problema aquí no es la dieta. Es que el cuerpo necesita un tiempo antes de volver a perder peso. Tiene que adaptarse a la nueva situación.

Este tipo de situación es muy dura porque cuando la experimentamos durante un tiempo, podemos perder fácilmente la motivación, y podemos acabar abandonando. Es esencial comprender mejor por qué ocurre esto para no perder la motivación y la voluntad de continuar.

Seguro que muchos de vosotros habéis experimentado esto.

Cuando empezaste a aprender inglés, estabas muy motivado. Has pasado mucho tiempo escuchando y respondiendo preguntas, pero ahora, aparentemente, no estás experimentando ninguna mejora.

Normalmente, cuando empezamos a escuchar o leer en el idioma que estamos estudiando, notamos una mejora constante en nuestro nivel.

Cada día aprendemos nuevas palabras, expresiones y estructuras. Estamos contentos y satisfechos y queremos seguir aprendiendo más y más. Esta es una etapa maravillosa.

Después de un tiempo, ya no notamos una mejora considerable, aunque seguimos viendo pequeñas mejoras. Así que no nos preocupamos demasiado y seguimos adelante. Pero un poco más tarde, nuestro progreso se estanca, y bueno, es cuando empezamos a preocuparnos.

Esta situación nos hace perder la motivación, y posiblemente, estemos tentados de abandonar o al menos posponerlo, prometiéndonos a nosotros mismos que seguiremos estudiando con entusiasmo y motivación, pero esto rara vez ocurre.

La razón principal por la que nos ocurre esto es sencilla. Nuestro cerebro necesita tiempo para consolidar, estructurar, ordenar, pulir y, finalmente, automatizar todos estos nuevos conocimientos.

Aprender un nuevo idioma no es solo aprender nuevas palabras, sino también pensar de forma diferente. Por eso siempre insisto en que hay que aprender en contexto. De este modo, puedes observar cómo se utilizan las palabras en una frase, y eso lleva tiempo.

Piénsalo así: cuando aprendemos matemáticas, estamos utilizando la parte consciente de nuestro cerebro para hacer cálculos. Para ello, tenemos que concentrarnos mucho. Sin embargo, cuando hablamos en nuestra lengua materna, podemos hacerlo casi sin atención y sin esfuerzo. Incluso podemos realizar otro tipo de actividades mientras mantenemos una conversación.

Consigue el texto completo en PDF aquí.

Recursos:

Material recomendado:

fluency

CURSO FLUIDEZ

¿Has aprendido inglés en la escuela y en el instituto, pero todavía no sabes hablar?

Entonces… ¡este curso es para ti!