Escucha un nuevo episodio de Speak English Now Podcast, tu material favorito para practicar tu inglés hablado. También aprenderás sobre el estilo de vida y la cultura, el idioma, el vocabulario y cómo mejorar tu inglés de manera más efectiva.

El episodio de hoy va a ser un poco diferente de lo habitual. En la primera parte, mejorarás tu gramática con una historia de punto de vista basada en hechos reales. Y en la segunda parte, practicarás tu inglés hablado con una minihistoria.

Bienvenidos al podcast Speak English Now, con su presentadora, Georgiana. El pódcast que te ayudará a hablar inglés con fluidez, sin gramática y sin libros de texto.

Hola, soy Georgiana, tu profesora de inglés y fundadora de SpeakEnglishPodcast.com. Mi misión es ayudarte a hablar inglés con fluidez.

Bien, ¡comencemos!

¿Qué tal tus vacaciones de verano? Las mías fueron bastante tranquilas, y como hacía calor, no viajé a ningún sitio. Solo quería quedarme en casa, relajándome junto al AC (aire acondicionado).

Como decía, este episodio será un poco diferente. Empezaré con un punto de vista basado en hechos reales. Hablaré de Jim, que quiere apuntarse al gimnasio en verano.

De acuerdo. ¡Empecemos!

Historia POV

(Aprende gramática en contexto)

Te contaré una historia corta más de una vez. Cada vez, cambiaré un punto gramatical. Puedo cambiar el tiempo verbal o la persona. De este modo, te darás cuenta de los cambios en el contexto.

Primero, contaré la historia desde mi punto de vista:

Después de mucho tiempo poniendo excusas para no ir al gimnasio, Juan por fin se puso en marcha y entró en el edificio del gimnasio para apuntarse.

El empleado le entregó el formulario de inscripción.

Con lágrimas en los ojos, Jim rellenó el formulario de inscripción y pagó la primera cuota.

“¡Ahora no tengo excusas!”, dijo Jim. Así que, al día siguiente, preparó la bolsa del gimnasio, que incluía ropa de entrenamiento, una toalla, gel de ducha… Y un paquete de donuts para repostar.

Por cierto, Jim siempre come donuts de dieta, los que tienen un agujero en el centro, así se come menos cantidad.

El primer día en el gimnasio, se lo tomó con mucha calma.

Pero aun así, se sintió rígido durante los dos días siguientes; apenas podía moverse.

Tras unas cuantas sesiones y varias cajas de donuts, Jim empezó a sentirse mejor con el ejercicio.

Sin embargo, un día, tras terminar su entrenamiento en el gimnasio, se sintió un poco indispuesto.

Resulta que Jim se resfrió, por lo que tuvo que guardar reposo durante los días siguientes.

Jim también desarrolló un dolor de espalda durante esos días de descanso. Así que se lo tomó con calma durante un par de semanas y no fue al gimnasio.

Finalmente, tras recuperarse, Jim intentó volver al gimnasio; aunque, con las terribles olas de calor, acabó yendo a la playa.

Ahora contaré la misma historia desde el punto de vista de Jim:

Después de mucho tiempo poniendo excusas para no ir al gimnasio, por fin me arrastré y entré en el edificio del gimnasio para apuntarme.

El empleado me entregó el formulario de inscripción.

Con lágrimas en los ojos, rellené el formulario de inscripción y pagué la primera cuota.

“¡Ahora ya no tengo excusas!” me dije. Así que, al día siguiente, preparé la bolsa del gimnasio, que incluía ropa de entrenamiento, una toalla, gel de ducha… Y un paquete de donuts para repostar.

Por cierto, siempre como donuts de dieta, los que tienen un agujero en el centro, así como para comer menos cantidad.

El primer día en el gimnasio, me lo tomé con mucha calma.

Pero, aun así, me sentí agarrotado durante los dos días siguientes; apenas podía moverme.

Tras unas cuantas sesiones y varias cajas de donuts, empecé a sentirme mejor con el ejercicio.

Sin embargo, un día, después de terminar mi entrenamiento en el gimnasio, me sentí un poco mal.

Resultó que me había resfriado, así que tuve que guardar reposo durante los días siguientes.

Curiosamente, durante esos días de descanso también me dolió la espalda. Así que me lo tomé con calma durante un par de semanas y no fui al gimnasio.

Finalmente, tras recuperarme, intenté volver al gimnasio; aunque, con las terribles olas de calor, acabé yendo a la playa.

¡Muy bien! Este es el final de este breve ejercicio. Observa que los cambios entre los puntos gramaticales son sutiles pero importantes.

Mi sugerencia es que evites memorizar las reglas gramaticales. Es mejor ver los cambios en el contexto adecuado. Y con una historia, es mucho más fácil recordar todo esto.

(FIN DEL EXTRACTO)
Consigue el TEXTO en PDF aquí.

Recursos:

Material recomendado:

fluency

CURSO FLUIDEZ

¿Has aprendido inglés en la escuela y en el instituto, pero todavía no sabes hablar?

Entonces… ¡este curso es para ti!